El Sufrimiento del Justo

25 03 2008

Muchas personas reniegan de Dios cuando les ocurre alguna desgracia en su vida. Su principal punto de reclamo es que Dios se ha enojado con ellos y por eso los maldice con algún tipo de sufrimiento.
Cuando he tenido alguna situación de desgracia, recuerdo la historia de Job. Una persona que tenía de todo en la vida, donde cayó en desgracia, quedó en la ruina, solo, y su cuerpo lleno de llagas. Los amigos que le acompañan le dicen que su sufrimiento debe ser por algún pecado y que está experimentando la ira de Dios.
Lo que yo rescato de este libro, es la respuesta de Dios.

Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus basas? ¿O quién puso su piedra angular, cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios? ¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno, cuando puse yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad, y establecí sobre él mi decreto, le puse puertas y cerrojo, y dije: hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, y ahí parará el orgullo de tus olas? ¿Has mandado tú a la mañana en tus días? ¿Has mostrado al alba su lugar, para que ocupe los fines de la tierra, y para que sean sacudidos de ella los impíos? Ella muda luego de aspecto como barro bajo el sello, y viene a estar como con vestidura; Mas la luz de los impíos es quitada de ellos, y el brazo enaltecido es quebrantado. ¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, y has andado escudriñando el abismo? ¿Te han sido descubiertas las puertas de las muertes, y has visto las puertas de la sombra de muerte? ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? Declara si sabes todo esto.

Job 38: 3-18

La comprensión, inteligencia y conocimiento humano está muy limitado para explicar de una manera satisfactoria el misterio de las dispensaciones divinas. No tenemos la capacidad de entender lo más mínimo de los misterios de la creación, y nos sentimos con el derecho de reprochar a Dios nuestros sufrimientos.
Primero debemos aprender que sólo somos una minúscula parte en un grano de arena dentro del vasto universo, debemos aprender a ser humildes.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: